La publicación de un libro que celebra la obra de Daniel  Guebel (1956, Buenos Aires) supone una ironía  imperdonable: condenarlo a ser un pésimo escritor. El  mismo Guebel, hace ya varios años, advertía una  ecuación curiosa en la que aseguraba que cuánto mejor  era un escritor, peores eran sus perspectivas de éxito.  Visto así, la supervivencia de Daniel Guebel en la  narrativa argentina vale como toda una excepción. Como sucede con buena parte de la obra de  Guebel, no conviene tomar a la ligera esta observación.  Ahora que han pasado casi veintiocho años de su  primera novela, y con más de veinte obras publicadas, es posible mirar en perspectiva el trabajo de Guebel y  confirmar cómo ha hecho suyo ese axioma que postula  que la única forma de entrar al canon argentino es,  precisamente, escribiendo contra él.  Así, gracias a un talento inusitado para la  multiplicación, los libros firmados por Guebel van de las  novelas que lidian con la ciencia ficción, como El  perseguido (2001), a otras que se adentran en los  pliegues de la derrota amorosa, como Derrumbe (2007),  pasando por críticas feroces a los discursos políticos,  como El terrorista (1998), hasta llegar a textos que  abordan historias medievales fascinantes como El caso  Voynich (2009).

  • Edición: 2016
  • Idioma: Español
  • ISBN 9789508453440

Waldhuter, La Librería
Av. Santa Fe 1685 - Bs. As - Argentina
Tel.: (54-11) 48126685
hola@waldhuter.com.ar