Nunca en mis nueve a¤os de residencia en Buenos Aires me senti mas chileno que cuando estuve escribiendo La caida del Jaguar, pero a la vez -y aqui habia una obvia paradoja- observaba la realidad de mi pais como un extranjero, es decir el estallido me hizo ser consciente de que era extranjero en Argentina y en Chile. Esa extranjeridad me llevo a viajar a Chile y escribir los hechos de mi pais -ahi me di cuenta de que tenia dos paises- como si hubieran estado esperando que fueran escritos, como si la experiencia literaria fuera un pozo desde donde solo habia que alargar la mano y abrevar. Gonzalo Leon El cronista se halla en el interior de los acontecimientos, en las visceras del levantamiento. Pero su logro mayor es que mantiene un estilo en la cronica que, sin que nunca parezca exento de dolor y honda preocupacion por el destino de Chile, ejerce una suerte de derecho al desapego. Es logico, pues esta es una de las precondiciones de un relato donde hay angustia y sangre, pero ni una ni la otra escriben por si mismas. La angustia haria temblar el pulso y la razon literaria. La sangre daria una coloratura a lo escrito, pero solo podrian combinarse con ese lamento, que al final impediria que se conozca cabalmente el hilo que mueve a esas figuras que van y vienen de Plaza Dignidad. Extracto del prologo de Horacio Gonzalez

  • Editorial: ODELIA EDITORA
  • Paginas: 328
  • Edición: 2020
  • Peso: 550
  • Encuadernación: BLANDA
  • ISBN 9789878666907

Waldhuter, La Librería
Av. Santa Fe 1685 - Bs. As - Argentina
Tel.: (54-11) 48126685
hola@waldhuter.com.ar