Esta obra de Gerard Pommier y de Patrick Landman es absolutamente esencial. Como seminario, nos permite asistir a la produccion teorica de un modo mas vivo cuanto que se desarrolla en un dialogo y desde dos puntos de vista. Ambos psicoanalistas intercambian sus argumentos con matices y opacidades, desplegando el tiempo de comprender que invita a que el lector ponga algo de su parte. El hilo de la represion (refoulement) es abordado en este libro desde los primeros momentos en los que se produce el nacimiento del sujeto, alli donde la represion originaria es el nombre de un trauma que no se puede inscribir, cuando la Austossung -esa parte de si que el sujeto expulsa al exterior en el momento de su constitucion- lo arroja al mismo tiempo en el desamparo, Hilflosigkeit. Asi, es por la fineza de un debate clinico que los autores introducen la represion originaria, antes que por una disquisicion solo academica. Tomando distancia de la concepcion que reduce la represion originaria a una mera concepcion mitica, no dejan de se¤alar las dificultades que se presentan a la hora de dar cuenta de un origen siempre inasible. Es por la via de la fijacion y la contrainvestidura que la temporalidad regrediente encuentra su manifestacion y no por una cosmovision mistica o telurica. Es la psicosis paranoica y los movimientos del aparato fonico durante la alucinacion que el sujeto escucha en el exterior, es por esta misma division entre lo que se habla y lo que el sujeto escucha que se indica el retorno de ese reprimido originario. ­Hasta que punto la segunda topica freudiana alumbra, desde una nueva perspectiva, la nocion de represion, en la medida en que la distincion entre Ello e Inconsciente reinscribe todo el asunto bajo una nueva logica? Si hubiera una clinica que nos reclama mas desde lo sintomatico -haciendo suyo lo que proviene de lo que Freud llamo representacion palabra- y otra clinica que presenta una mixtura mas propia de la inhibicion y de lo que desde los afectos reclama lo suyo, ­donde convendria situar la represion? ­que lugar darle a la supresion en la clinica de hoy? No sera sin atravesar ese desfiladero dificil que los autores nos conducen a seguir el derrotero de la represion: ­el levantamiento de lo reprimido en analisis puede tomar la forma de una percepcion? Las imagenes congeladas en la memoria, ­pueden recobrar vida? Refiriendose a la biparticion freudiana entre representacion palabra y representacion cosa, ­cual es, pregunta Gerard Pommier, el lugar que el significado tiene para un analista lacaniano de hoy? ­Como incide, pregunta por su parte Patrick Landman, la dimension sexual en la represion? ­Hasta que punto, ahonda, el No hay relacion sexual es lo que permite introducir inmediatamente algo sexual alli donde a priori no habia una evidencia? Por ser la represion una nocion paradojal, casi una aporia segun afirma Landman, resulta particularmente importante que este concepto pueda ser desplegado con metodo. Hay, entonces, cierta proximidad entre el metodo de abordaje y el objeto de ese mismo abordaje. No se trata de una relacion exterior al objeto, sino que el objeto impone, en cierto sentido, el modo de su abordaje. Una teorizacion limpida, que no deje lugar a retrocesos, a reinscripciones, a hallazgos, no puede dar cuenta del modo de avance propiamente analitico. Es dificil -y al mismo tiempo, ineludible- pensar un concepto en forma abstracta y al mismo tiempo inmerso en un campo especifico. No es lo mismo hablar de la represion originaria cuando estamos teorizando un caso de autismo o de psicosis que cuando estamos reflexionando sobre otra estructura. Freud nunca lo dudo: cuando la teoria no daba cuenta de alguna situacion clinica, habia que revisarla. No se trataba de forzar la clinica para aplicarle la teoria, como haria aquel que no ve en la praxis otra cosa que la que busca. Se trataba, en cambio, de una teoria que pudiera ser abandonada cuando se llegara a producir otra que diera mejor cuenta de la clinica. La teoria del trauma, la pulsion de muerte son algunos de los hitos que nos dicen de esta flexibilidad. Si las histericas lo enga¤aban en un sitio, pues habria que buscar en que otro lugar decian la verdad. Hay, en mi opinion, que reconocer este buen espiritu freudiano como un hilo oculto que tensa la trama de esta obra. Si la transmision del psicoanalisis esta. No habra una conclusion: habra muchas como tantos lectores haran suya una u otra propuesta, o ambas. Porque se trata de dos autores que no se sienten particularmente obligados a diferir ni a converger: no se trata de una valorizacion de la diferencia por la diferencia en si. Se trata, en cambio, de mostrar en acto hasta que punto la teoria psicoanalitica puede ser interrogada en los porque y en los como que dan cuenta de la clinica, en las nuevas apuestas, en las sutilezas de la cura y en los caminos abandonados por ser ruta muerta. Alejandra Ruiz

  • Editorial: LETRA VIVA
  • Paginas: 261
  • Edición: 2017
  • Peso: 415
  • Encuadernación: BLANDA
  • ISBN 9789506497163

Waldhuter, La Librería
Av. Santa Fe 1685 - Bs. As - Argentina
Tel.: (54-11) 48126685
hola@waldhuter.com.ar