Waldhuter

BUSCAR

Reseña del libro LA CALAVERA DE MENGELE

En 1985 se desenterró en Brasil el cuerpo de uno de los últimos criminales

de guerra nazi que quedaban sin juzgar, Josef Mengele. El complejo proceso 

de identificación de los huesos abrió una “tercera narrativa” en las investi-

gaciones de crímenes de guerra –tras la del documento o la del testigo– in-

corporando una aproximación forense para la comprensión de los crímenes 

de guerra y los crímenes contra la humanidad. En el mismo período del 

descubrimiento del esqueleto de Mengele, varios científicos empezaron a 

aparecer en los casos de derechos humanos como testigos expertos, convo-

cados para interpretar y hablar en representación de los objetos –a menudo 

huesos y restos humanos–.

La introducción de estos objetos en los juicios trajo consigo complicaciones 

estéticas, políticas y éticas que evidenciaban las dificultades para lograr una 

alternativa fija y estable a las incertidumbres, ambigüedades y ansiedades del 

testimonio humano. En los restos orgánicos, el rastro del sujeto no puede ser 

eliminado del todo; por ello, la presentación de estos objetos ante los juzgados 

y ante la opinión pública ha difuminado en ocasiones la línea que separa a 

éstos de los sujetos, y a las pruebas de los testimonios. Los huesos de Mengele, 

desde la mesa del laboratorio, contribuyeron de forma decisiva al nacimiento 

de esta nueva forma de entender los procesos judiciales, al advenimiento de 

una nueva estética forense.

Raros matrimonios

Otros libros de la editorial SANS SOLEIL EDICIONES

Otros libros de WEIZMAN, EYAL