Waldhuter

BUSCAR

Reseña del libro TODOS LOS MUNDOS, NINGUNO

No es fácil hacer efectiva una de las premisas del cuento: decir mucho con pocas palabras. Esto es lo primero que se advierte en todos los relatos de TODOS LOS MUNDOS, NINGUNO; mediante una escritura transparente, que simula ser sencilla, se hilvanan historias donde priman la soledad, la pérdida, la incomprensión y, por supuesto, la muerte. Temas que, como bien se sabe, vienen preocupándonos desde que nuestros abuelos prehistóricos se irguieron y comenzaron a caminar con lo que en ese momento eran sus patas traseras. El secreto de la buena literatura es darle otro color, otra dimensión, otra lectura a esas viejas y repetidas historias. TODOS LOS MUNODS, NINGUNO es una muestra acabada y definitiva de esa virtud.
Vicente Battista

En TODOS LOS MUNDOS, NINGUNO, Irene Kleiner le da la vuelta completa a cada una de esas vidas que crea, que construye en cada cuento, a cada historia: hace lo que la literatura puede. Las vuelve universales.
Gabriela Cabezón Cámara

En las historias de TODOS LOS MUNDOS, NINGUNO, las personas sienten de pronto que las cosas se les van de las manos, que la pasión los desespera, que a veces se alejan, aunque quieran acercarse. Irene Kleiner escribe con ritmo sostenido, con lenguaje enfocado y mirada sutil. Sus cuentos atrapantes, captan esos momentos únicos en que la vida de siempre nos muestra su otra cara.
Esther Cross

Irene Kleiner trabaja cada cuento de la manera en que lo hacen los grandes escritores. Poniéndolo todo, dejándolo todo, y dispuesta a todo. Tener en el alma esa determinación es al mismo tiempo un don, una enorme vocación y una cruz.
Pablo Ramos

Otros libros de la editorial HORMIGAS NEGRAS